2009 / 2010
.<INICIO
  México
en el punto
de quiebre
 
AUTOR: Alejandro Cossío
MEDIO: Semanario ZETA, AP, EFE
PAÍS: México
GALERÍA
PRESENTACIÓN
AUTOR
COMENTARIOS
PDF
  INTEGRANTES  
COMENTARIO DEL JURADO
MEMORIA DE JUZGAMIENTO
  ALEJANDRO COSSÍO

Mi nombre es Alejandro Cossío, tengo 36 años, radico en Tijuana, B.C., México, me dedico al fotoperiodismo desde hace 13 años, y este mismo tiempo tengo trabajando en el Semanario ZETA de Tijuana, cuyo fundador es el periodista ya fallecido, Jesús Blancornelas.

  Me interesé en la fotografía desde que comenzaba mis estudios en la universidad, y siempre, por alguna razón no muy clara para mí, estuve interesado en la fotografía periodística, documental; aquellas tipos de imágenes en los que podía señalar algo que yo consideraba no cuadraba, o no debía ser. En otras palabras, imágenes con sentido crítico, con intención de cambio.

En cuanto me sentí listo para solicitar trabajo en alguna empresa periodística, lo hice. Aunque en realidad no estaba listo, aún no lo estoy, siempre hay algo que aprender.

Me acerqué a Zeta para preguntar si ocupaban a alguien en el departamento de fotografía, y bueno, la suerte estuvo de mi lado porque precisamente estaban pensando en buscar a alguien. Esto fue en el año de 1997, año en el cual atentaron contra mi jefe Blancornelas, el periodista y director de ZETA. Fue mi primer año en el periódico y rápido supe que era, y que significaba trabajar en ZETA. De aquel atentado resultó muerto Luis Valero, el guardaespaldas de Blancornelas. El periodista, de milagro, salvó la vida.

El ataque vino del Cártel de Tijuana, el grupo criminal en el poder. Estaban enojados por notas que Blancornelas había publicado sobre Ramón Arellano, uno de los líderes, y el más sanguinario del Cártel.

Ya nada fue igual para nadie. Teníamos que cuidarnos el doble al salir a la calle, podían atacar a cualquiera con tal de darle un golpe al periódico.

Nada pasó, al menos no en ese tiempo, lamentablemente años más tarde sí mataron a un Editor de Zeta, Fracisco Ortiz Franco. Yo fui el primero de ZETA en llegar a la escena del crimen, y tomé fotos, que otra cosa podía hacer, era mi deber... fue muy duro para todos.

Mi trabajo en Zeta consiste en cubrir y tomar fotos para todas las secciones que lo conforman: deportes, espectáculos, política, cultura, y claro, todo lo que tenga que ver con el crimen organizado, y el trabajo que estoy enviando se trata precisamente de eso.

La guerra del Cártel de Tijuana, se agudizó tremendamente en el 2008 y 2009. El último trimestre del 2008 la muerte caminaba en Tijuana día y noche. A cualquier hora recibía llamado a mis teléfonos para informarme de balaceras, muertos, secuestros, cuerpos colgados de puentes, doce cuerpos a un lado de una escuela primaria, y así...

Ha sido una experiencia agotadora, pero yo debo ser testigo, si no muestro con imágenes lo que pasa, menos tomará conciencia la gente y menos el gobierno.

La serie de imágenes que les he enviado fueron tomadas durante estos dos años, y no precisamente para un solo reportaje, ni para un sólo artículo. Un tema como este solo se puede cubrir así, no hay forma de planear nada. Solo se debe estar alerta para cuando venga el llamado, gasolina en el carro, cámara con pilas frescas y a cubrir.