2009 / 2010
.<INICIO
  Violencia sexual en la República Democrática
del Congo
 
AUTOR: Walter Astrada
MEDIO: Revista Nuestra Mirada
PAÍS: Estados Unidos
GALERÍA
PRESENTACIÓN
AUTOR
COMENTARIOS
WEB
  INTEGRANTES  
COMENTARIO DEL JURADO
MEMORIA DE JUZGAMIENTO
 
  En el este de la República Democrática del Congo decenas de miles de mujeres han sido y continúan siendo violadas con total impunidad y extrema brutalidad por todas las partes involucradas en el conflicto armado.

En la mayoría de los casos, varios hombres violan a las mujeres al mismo tiempo, lo que se conoce como “violación en grupo”. Normalmente, no sólo las violan sino que también mutilan sus vaginas con armas y varas. Muchas mujeres son violadas delante de sus niños, de sus maridos, de sus familias y de vecinos y vecinas. Estas situaciones demuestran que la violación se está utilizando como un arma de guerra para castigar o deshumanizar a las mujeres, o perseguir a la comunidad a la que pertenecen.

Según los Naciones Unidas, solamente en la provincia de South Kivu los centros de salud locales registran un promedio de 40 mujeres violadas al día. En general, en tales situaciones, según las Naciones Unidas, por cada violación que se denuncia hay 10 o 20 casos más que no se denuncian. Según los registros de Naciones Unidas, 14.200 mujeres y niñas han sido violadas entre 2005 y 2007 en Soth Kivu. En North Kivu, según Naciones Unidas, cerca de 350 casos de violaciones fueron reportados mensualmente durante 2007.

Tras estas alarmantes cifras se esconden mujeres que ven su dignidad, autonomía y salud amenazadas. Las consecuencias de las violaciones son devastadoras, las sobrevivientes suelen padecer a lo largo de toda su vida importantes secuelas en su sistema reproductivo, trastornos emocionales y problemas de salud mental. Además tienen que acarrear con el peso del estigma asociado a la violación en Congo, donde la virginidad femenina es muy preciada y la violación es considerada como una deshonra para el marido de la mujer.

La asistencia legal es escasa e inadecuada en el este de Congo y muy pocos casos de violencia sexual acaban recibiendo sentencia.